martes, 30 de octubre de 2012

Bajo el gobierno del crimen económico organizado

La gente no va voluntariamente al matadero si sabe que va al matadero. Pero es suficiente subirla a un vagón sin ventanas y decirle que vamos a salir de la crisis. Y cuando se oyen los gritos de espanto en vagones vecinos se le dice que nuestro vagón va a otro sitio, nuestro vagón va hacia la luz. Pero no es la luz de la sensatez o de la justicia, son las luces de la sala de despiece. Al fin y al cabo llevamos la misma ruta y circulamos por la misma vía. Ellos, el 1% que hace saltar las democracias por los aires, harán negocios como siempre, "business as usual", matando de hambre o traficando con armas. Todo está en manos de gente que no responde de sus actos ante ningún gobierno, ante ninguna ley, porque ellos hacen la ley. Y ahora que el barco se hunde están dispuestos a sacrificar a toda la sociedad para mantener sus privilegios. ¿Y el pueblo? ¿Y la democracia?
El pueblo tan solo elige el color del preservativo con el que van a violarlo. Rosa o azul. Tampoco es que haya mucha variedad. Nunca se trató de representar la voluntad del pueblo sino de controlarlo y manipularlo. Y qué mejor manera que haciéndolo responsable de las decisiones que toman los poderosos. Es en esa transmutación de la causa con el efecto, donde las víctimas quedan criminalizadas. Esa es la base de toda dictadura: quienes toman las decisiones están exentos de sufrir sus consecuencias. La "desregulación" del mercado financiero significa precisamente eso: no poder exigir ninguna responsabilidad a quien tiene máximo poder económico.

NO LLORÉIS POR ESPAÑA


No lloréis por España quienes desde otros lugares escucháis las noticias de su naufragio, el crimen económico organizado gobierna el mundo. Las plutocracias saquean hasta el hambre o la guerra. No lloréis por España, es el futuro de todos, es vuestro futuro. Llorad por vosotros mismos o luchad por vuestra dignidad. La distopía neoliberal ya está aquí. Los informes de sus corporaciones señalan a las democracias como la última amenaza para sus intereses.
Usan el poder económico para controlar el poder político. Los medios de comunicación les pertenecen.
Nunca hubo tanto poder en tan pocas manos y nunca tanta impunidad para sus actos. Es la falta de límites en la concentración de poder y la falta de responsabilidad frente a las acciones, lo que convierte a las grandes empresas en organizaciones criminales, a las organizaciones criminales en grandes empresas y a la economía en la imposibilidad de distinguir entre ambas. No hay nada sagrado ni digno: todo es mercancía, todo se compra y se vende. Solo unos pocos controlan el negocio de esta destrucción y ahora invierten en fascismo. Los chivos expiatorios se buscan entre los parias. La gente se suicida en los desahucios, mientras la nación se llena de casas vacías. Se habla de país para el sacrificio y de privatizaciones para el beneficio.
Cuando mostrar la verdad se convierte en delito, la impunidad del crimen económico organizado queda establecida por ley. Porque sin engaño, la democracia podría ser real. Pero ahora, quienes hacen la ley convierten la Justicia en delito. Sus leyes preventivas, no son por lo que hacemos o hemos hecho, es por lo que piensan hacernos. Todo está planificado.
No os dejéis confundir por el miedo o las falsas esperanzas, esta crisis no acabará nunca pero el futuro no está escrito y sobrevivir dignamente es posible.
Porque la maldad es estúpida. ¿Qué ocurrirá cuando la manipulación mediática no pueda engañar al hambre? ¿Qué ocurrirá cuando los indignados sean sustituidos por los desesperados? ¿Qué ocurrirá cuando choquen los privilegios de quienes han acaparado todo, contra la desesperación de los que ya nada tienen que perder? ¿Habrá suficientes perros para controlar el rebaño? ¿Qué hará la buena gente cuando un día se despierten criminales porque una nueva ley así lo dicta o acabaron alcanzados por la pobreza? No todos elegirán el suicidio.
La privatización de los derechos de las masas solo es posible si se les puede engañar para que voten en contra de sus intereses. Por eso nos piden confianza, porque es el requisito indispensable para perpetrar la estafa.

Todos sabemos ya que el vagón para salir de la crisis solo sirve para hundirse en un pozo sin luz y sin esperanza. Y allí nos llevan quienes juegan con nuestra esperanza y nuestro miedo, como ganado indigno, para llevarnos a la desesperación y al matadero. Pastoreados por sus empresas de comunicación, con la verdad y la mentira convertidas en simple mercancía y donde se elige entre una u otra solo con criterio de rentabilidad. Sin embargo, el dinero puede mentir y confundir, pero no cambiar la verdad. Pocas cosas producen mas ceguera que la ambición y el egoísmo. Son los motores de nuestro modelo económico y están devorando los cimientos de nuestra civilización. La miseria de los miserables que ejercen el poder económico lo va gangrenando todo.

Que nadie llore por España, nadie llore por Grecia o Portugal. Que nadie llore por Europa. Una sociedad que ante el naufragio, salva a los banqueros antes que a los niños, no puede tener mas futuro que el que merece su indolencia ante la atrocidad.

14 comentarios:

  1. Muy buen oportuno artículo.
    Son muchos los que desde distintos ámbitos llevan mucho tiempo diciendo que un mundo con tantas diferencias en términos económicos no podrá ser seguro no siquiera para quienes todos. Se están cometiendo muchos crímenes contra la humanidad.
    Lo curioso y, simultáneamente indignante por cobarde, es el comportamiento de gran parte de ese 99% de los ciudadanos.
    Mil veces me pregunto: ¿qué puedo hacer? ¿qué debo hacer? ¿qué tengo obligación de hacer?
    Doy la bienvenida a cualquier manifestación o protesta, a cualquier acción dirigida a ..., pero ¿es suficiente?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. ESto se está poniendo cada vez más gris y más feo.

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo contigo, Gaia. Ya no existe democracia en este Planeta pues los intereses económicos lo dominan todo.
    Sólo la acción conjunta de la ciudadanía puede cambiar el rumbo de un barco que naufraga...

    ResponderEliminar
  4. Una entrada llena de frases certeras que se quedan rondando en la cabeza. Releo. Ojalá lo hiciera todo el mundo. Difundo.

    ResponderEliminar
  5. Democracia es cuando toda la tribu pasa hambre, o no, democracia es cuando todos pasan frío, o no y así con todo.
    Las dictaduras empezaron con la agricultura y las ciudades, cuando vivíamos en pequeños grupos todos cuidaban de todos....
    En este planeta ya no hay control de nada, es un barco que va a las piedras...y en ese caso hay que saltar y que sea lo que el espíritu decida, o no.
    con afecto un abrazo, comparto tus inquietudes.
    Tula de fractales.

    ResponderEliminar
  6. Contundente y certero artículo.
    Respondiendo a la pregunta de Juliana Luisa aunque no me la haga mí, la batalla para luchar contra el poder es sencilla:
    Lo primero que hay que tener claro es que somos muchos los perjudicados y los podemos poner muy nerviosos en la calle. Fuerza ciudadana pacífica. Asociarse con movimientos de base que ya tienen fuerza y luchan por los ciudadanos. Tienen más miedo del que creemos. Eso les haría ceder.
    Lo segundo que tenemos lavado el cerebro por los medios, por la publicidad, por la escuela, por la historia. No veas la tele, no leas el periódico, no oigas la radio. Al menos seis meses. Verás que no pasa nada. Luego sabrás lo mentirosos que son y que las trampas que utilizan son muy burdas. Si quieres informarte, procura hacerlo por gente independiente, sin ideología y de distinta visión de la vida.
    Lo tercero que somos los consumidores los que diseñamos la sociedad que queremos. Consumir lo necesario únicamente. Si compras en Hipermercados, en franquicias, si no eres capaz de sacar el dinero de las cajas y llevarlo a cooperativas o bancas más éticas, si no encuentras distribuidoras alternativas de energía , si, en suma, funcionas como quieren que funciones, mañana tu entorno te sera muy hostil.
    Por último dejar de lado el escepticismo y luchar en la medida de lo posible. Lo poco que hagamos será mucho. No vamos a cambiar de la noche a la mañana. El nihilismo, el escepticismo es hacerle el juego a los poderosos
    A partir de lo dicho que cada uno vaya pensando como puede revertir el estado de las cosas para beneficio de todos pero sabiendo reivindicar primero nuestros propios derechos.

    ResponderEliminar
  7. @ Juliana Luisa
    Con preguntas como las tuyas se puede llegar muy lejos.
    -¿Qué puedo hacer? Es una pregunta que invita a definir los marcos de lo posible. El resto de preguntas habrá de ceñirse a esos límites.
    -¿Qué debo hacer? Antes de preguntarnos por lo deseable, bién está fundamentar nuestras acciones fijando un marco ético.
    -¿Qué tengo obligación de hacer? La pregunta sugiere un marco legal y hay veces que desobedecer leyes injustas es lo mejor que podemos hacer.
    Quizá va llegando la hora de hacernos esas mismas preguntas de forma colectiva.
    ¿Que podemos hacer? ¿qué debemos hacer?
    Puesto que el marco de lo posible delimita todo lo demás, hay que preguntar primero a la ciencia sobre los límites del crecimiento y después trazar un camino ancho, en que quepamos TODOS y no solo aquellos que puedan permitirselo, desde nuestro modelo insostenible a otro que realmente lo sea y hacerlo pensando a largo plazo.

    ResponderEliminar
  8. @ Pedro Ojeda Escudero
    Hemos progresado mucho sin preguntarnos adónde nos llevaba ese camino. Ahora que lo hacemos nos llaman catastrofistas. Pero me temo que cada vez con menos fuerza.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. @ Ginebra
    Ha llegado la hora de que Gaia también sea escuchada. No habrá ni democracia ni civilización sin su sostén y su soporte vital.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. @ Ecora
    En cierto modo, a través de frases cortas y condensadas es como mejor se transmiten los memes. Sin embargo, a través de la limitación de la libertad de difusión que suponen los derechos de autor el 1% intenta cercenar la necesaria comunicación en nuestro cerebro colectivo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Certero y triste al cabo. Pero es que no hay excusa, hace diez años una situación así era inimaginable pero henos aquí, en una pesadilla que ni Lewis Carrol podría soñar. Pedirnos confianza mientras usan la palabra “futuro” del mismo modo que podría usarse dentro de un spot de Ikea es blasfemo. Antes caminar significaba comprender el lenguaje de la naturaleza, hoy, un escape deportivo. Es humillante, aquí en Galicia por ejemplo hace unas semanas se ha dado continuidad a esa “manía” privatizadora… / La atroz normalización de lo anómalo es la carta blanca de la que disponen nuestros “dignatarios” reemplazando lo real por lo conveniente. No por ello debemos rendir el aprendizaje de nuestra vida al falso/inmediato con el que quieren enfermarnos.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. @ Anónimo
    Creo que enfrentamos algo mas grave aún que la pérdida de la democracia y es la pérdida del contrato social. Quienes antes medraban y parasitaban a costa del crecimiento económico ahora lo hacen a costa del saqueo de todos los comunes.
    Los que antes vivían de nuestro esfuerzo, ahora se alimentan directamente de nuestra sangre.

    ResponderEliminar
  13. @ elcollado
    Creo que nos encontramos ante la necesidad de un cambio de paradigma, de un cambio de sistema y eso siempre es traumático e incierto.
    Una cosa es cierta, o paramos la exclusión social, detenemos los planes del 1%, o esto acaba en guerra civil.

    ResponderEliminar
  14. Despiadadamente certero. Contundente y veraz como una patada en la boca del estómago. Enhorabuena por el texto y por la página. Abrazos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...